¡¿En el ojo tenemos 3 tipos de antenas!?

El ojo es el órgano humano responsable de captar la información para permitir que el cerebro la procese y por fin finalice el proceso de visión. Este órgano es el responsable de ver, de recibir las informaciones gráficas del exterior.

  El ojo humano (Fuente: Microsoft)

Pero en este post trataremos el tema de qué y cómo usa nuestro cuerpo esta información para enviarla al cerebro. Esto ocurre en la retina.  Ésta es la parte sensible, que reacciona químicamente a las radiaciones electromagnéticas para que se produzcan estímulos nerviosos. Cada uno de estos tipos de células sensibles a la energía son diferentes y tienen diferente función.  Aunque se conocen más, se pueden resumir en 3 tipologías:

Conos: Son los encargados de formar las imágenes en la zona de mayor precisión. Se concentran en mayor densidad en la fóvea, y van reduciendo su concentración a medida que se aleja el ángulo en el ojo. Son de tres tipologías diferentes en función del color que estén “sintonizados”: Rojo, Verde, Azul. Y es la mezcla, substracción y diferentes proporciones de ellos lo que generan todas las imágenes en color.  Por ejemplo cuando se excita el cono rojo y el verde, el cerebro ve el color amarillo. Un déficit o desequilibrio en este tipo de células ocasiona el daltonismo. Funcionan principalmente en niveles de iluminación bajos – medios – altos.  Casi exclusivamente por encima de 3 cd/m2

Bastones: Son los encargados de visión en muy bajos niveles. Normalmente se activan por la noche, pues durante el día están saturados y no dan información de mayor fiabilidad que los conos. Son más sensibles y funcionan exclusivamente por debajo de 0,1 cd/m2

  Conos y bastones (Fuente: Manual de iluminación INDAL)

La curva de sensibilidad de estos elementos son diferentes para cada uno de los conos, en función del color que nos proporciona; pero  también para los bastones. Por lo tanto, esa antena está sintonizada de diferente forma:

 

Curvas de sensibilidad de conos y bastones. (Fuente: http://gusgsm.com/files/fotopi.gif)

Células ganglionares: Estas células se han descubierto recientemente. Aparentemente no están implicadas (como mínimo de forma muy importante) en los procesos de visión. Su función es informar al organismo cuando es de día y cuando es de noche. Conecta directamente con el hipotálamo y le da a éste información de cuando tiene que regular la segregación hormonal que regule temperatura corporal, hambre, líbido, sueño… Regulan el reloj biológico de nuestro cuerpo. Los ciclos circadianos.

Curva sensibilidad células ganglionares (Fuente: PHILIPS)

Los conos y los bastones son las  células tradicionales encargadas de la visión. En su proceso conectan el nervio óptico con el cerebro y funcionan a modo de pantalla de televisión inversa. Es decir, hay una serie de células que se excitan en determinada región, que ocasiona que en función de su situación, ángulo e intensidad, facilite al cerebro la identificación de esta imagen:

Esquema del funcionamiento del ojo http://grlum.dpe.upc.edu/manual

Pero las células ganglionares no. Su funcionamiento y existencia ha sido desconocido hasta el año 2001 , puesto que funciona sin que nuestros sentidos sean conocedores de forma directa. El espectro de activación  es diferente al visible, y puede que se esté activando sin que seamos conscientes. Las nuevas tendencias en iluminación ya tienen todos estos factores en cuenta.

Advertisements
This entry was posted in iluminación, Visión. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s